Aseguradoras trabajarán con el gobierno para optimizar sus pólizas

El Economista – Valores y Dinero – Pág. 10, Yael Córdova.-

Con el fin de que los riesgos del gobierno queden completamente protegidos, las aseguradoras deben intensificar trabajos para la oferta de productos, expuso Manuel Escobedo, nuevo presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En el marco de la 27- Convención de Aseguradores, dijo que lo anterior permitirá optimizar el aseguramiento al sector público.

Tras considerar que se requiere de un arduo trabajo conjunto entre gobierno y sector asegurador, Manuel Escobedo destacó que ello es necesario debido a que hay estudios pertinentes que han confirmado la hipótesis existente de que proteger al sector público en México no es particularmente rentable para las aseguradoras y resulta ineficiente para el Estado.

En su participación dentro de la 27 Convención de Aseguradores, Escobedo refirió que aunque dicha confirmación sorprende al sector, es necesario admitir la complejidad que tiene generar pólizas para los bienes del gobierno en terrenos no explorados.

“En materia de seguros la Ley de obras Públicas dificulta la innovación, entorpece la administración y no garantiza la transparencia”, aseguró.

Se requiere política pública

Por otro lado, Escobedo afirmó que México necesita una política pública en administración de riesgos, ya que lograr una mejor cobertura de seguros ayuda a estabilizar la economía de los individuos, de las familias y del Estado e incrementa los ahorros nacionales apalancando las inversiones.

Aclaró que la administración pública del riesgo no se refiere exclusivamente al seguro de los bienes propiedad del Estado: “Cuando hablamos del papel del Estado en materia de riesgos súbitos e imprevistos, hay que recordar que éste es el garante de último recurso y que, por lo tanto, debe actuar con un súper administrador de los riesgos que afectan, no sólo a los bienes públicos, sino también de todo aquello que afecta a la economía y a la sociedad “, declaró.

Añadió que el sector privado cree en la fuerza de México y está consciente de que ahora más que nunca es importante redoblar esfuerzos.

Debido a que por el momento ni el país ni el Estado tienen una política en esta materia, el nuevo presidente de la AMIS consideró que hay grandes oportunidades para todos los actores que buscan aumentar la cultura de la prevención en el país.

Lo anterior lo consideró tras enfatizar que hay una gran brecha en materia de transferencia y dispersión del riesgo, pues la penetración del seguro como porcentaje del Producto Interno Bruto es apenas de 2.23% (monto similar a la contribución que representan las remesas enviadas por los migrantes mexicanos).

Así, comentó que se debe llegar a nuevos consensos entre aseguradores y sociedad para convertir los riesgos súbitos a riesgos que están anticipadamente protegidos.

Aseguró que la industria de seguros en México cree que el país debe transitar de la cultura del mañana a una cultura de cero tolerancia alas excusas.

“La historia muestra que las pocas entidades públicas o privadas que tienen un plan de contingencia y de recuperación, cuando viven una catástrofe, son capaces de levantarse rápidamente y de hacerlo fortalecidos, lo cuales importante para proteger a la sociedad y garantizar la robustez y el desarrollo del país “, recordó.

Por último, comentó que en México, como en el resto del mundo, la sobrerregulación es una preocupación creciente para nuestro sector, por lo que se debe evitar que el exceso normativo provoque que las inversiones disminuyan y esto termine repercutiendo en mayores costos para el consumidor.